Datos personales

Mi foto
ABOGADO. Experto y Master en el Ejercicio de la Abogacía. Administrador General

miércoles, 2 de marzo de 2011

EL PRECONCURSO DE ACREEDORES. EVITAR EL CONCURSO.


En base al art. 5.3 de la Ley Concursal de 2003 “El deber de solicitar la declaración de concurso no será exigible al deudor que, en estado de insolvencia actual, haya iniciado negociaciones para obtener adhesiones a una propuesta anticipada de convenio y, dentro del plazo establecido en el apartado 1 de este artículo, lo ponga en conocimiento del juzgado competente para su declaración de concurso. Transcurridos tres meses de la comunicación al juzgado, el deudor, haya o no alcanzado las adhesiones necesarias para la admisión a trámite de la propuesta anticipada de convenio, deberá solicitar la declaración de concurso dentro del mes siguiente”
Por lo tanto, si una empresa es insolvente, tiene la obligación de solicitar el concurso voluntario. No hacerlo llevará a serias responsabilidades de los administradores de la empresa lo que puede conllevar el embargo de su patrimonio personal.
Antes de presentar la demanda de concurso voluntario, la empresa puede notificar al Juzgado de lo Mercantil que se encuentra en un estado de insolvencia para poder renegociar la deuda con sus acreedores.
Para renegociar la deuda, la empresa se prevé un plazo máximo de cuatro meses para cerrar acuerdos de pago, negociando quitas y esperas con sus acreedores.
Durante este tiempo, ninguna demanda de concurso necesario de acreedores puede ser admitida a trámite. El objetivo de este proceso preconcursal de renegociación de deuda es evitar el concurso de la empresa.
Y es que, como se dice por estos ámbitos, “más vale un mal acuerdo que un buen pleito”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada